Definiendo una agenda de investigación sobre juventud rural para Centroamérica

El 35% de la población en Centroamérica es menor de 35 años con poca participación laboral, importantes desigualdades sociales y déficit al acceso de educación formal y no formal. Esta población enfrenta oportunidades y retos propios, muchas veces ignorados por los formuladores de políticas y los programas de investigación y desarrollo, particularmente aquellos de la juventud rural, que debe navegar entre el deterioro de las oportunidades ofrecidas por el sector agrícola y un deseo creciente de participar y acceder al mercado de consumo global, enfrentando una tensión constante entre “quedarse o irse” de las zonas rurales.  

En este contexto, se organizó durante el 16, 17 y 18 de junio de 2022, en la ciudad de Panamá (Panamá) el Encuentro Regional de las Juventudes Rurales del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA). El evento fue organizado por la Secretaría Ejecutiva del Consejo Agropecuario Centroamericano (SECAC), en alianza con el Ministerio de Desarrollo Agropecuario de Panamá (MIDA), y el apoyo del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y  la Corporación PROCASUR para América Latina y El Caribe. El encuentro reunió representantes de ministerios de agricultura, jóvenes rurales (parte de la red de juventudes rurales del SICA), actores de la cooperación internacional y organismos multilaterales, e investigadores de la Alianza Bioversity International y el CIAT, como representantes de instituciones de investigación. 

En la jornada se presentó la nueva Estrategia de Juventudes Rurales para la región SICA 2022–2030, que será aprobada próximamente en una reunión de ministros y que tiene como principal objetivo ampliar y fortalecer el rol transformador de las juventudes rurales en el desarrollo de sus territorios, a través de un acceso efectivo a recursos, oportunidades e inversiones, en diálogo con las políticas y los planes de desarrollo rural a nivel regional, nacional y territorial. 

Durante el encuentro, jóvenes de la región compartieron sus experiencias de emprendimiento, conservación y movilización comunitaria, evidenciando la gran diversidad de aspiraciones, retos, intereses y arraigo cultural que definen a las Juventudes Rurales en la región SICA:

Abner de Guatemala, quien hace parte de la Alianza Juvenil de Productores Utatlán (AJPÚ), representa una asociación de jóvenes cuya misión es contribuir a la reactivación económica del territorio, revalorizar la producción agrícola entre las juventudes e involucrarlos en la ampliación de los canales y acuerdos de comercialización de las familias con los mercados locales. 

Idnerun, joven garífuna de Honduras, aplica y difunde prácticas de restauración, conservación y aprovechamiento sustentable del agua y bosques, brindando a productores ganaderos y agricultores garífunas, servicios de asesoría en la adopción de prácticas ambientales en pro de la producción sostenible. 

Deily, de Costa Rica, promueve el agroturismo en la finca familiar. Mientras que Benjamin, de Guatemala, se ha vuelto el gerente de Flor de Tierra, una empresa que produce y vende productos orgánicos de alta calidad para la nutrición agropecuaria.  

Sus experiencias dan cuenta del gran potencial de las Juventudes Rurales para promover y potenciar programas de acceso a mercados, asistencia técnica y apoyo en el uso de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC). La diversidad de experiencias compartidas demuestra también la creatividad de las Juventudes Rurales, su adaptabilidad a nuevos desafíos y oportunidades, y su capacidad de contribuir soluciones concretas para la región en un contexto de convergencia de múltiples crisis: los efectos del cambio climático sumados a los de la pandemia a causa del COVID-19, la migración creciente, la crisis de la cadena de suministro global y el impacto de la guerra en Ucrania sobre los costos de producción. 

Para aprovechar este potencial se requiere una mejor comprensión de los factores, que facilitan o limitan las elecciones y la capacidad de acción de la diversidad de jóvenes rurales, así como sus aspiraciones y necesidades en términos de conocimientos, habilidades y recursos. Desde una perspectiva interseccional que reconozca la interacción de diferentes factores de exclusión como son la posición socioeconómica, la etnicidad y el género.  

La convergencia de intereses y actores alrededor de la Estrategia ofrece una excelente oportunidad para construir y dar impulso a una Agenda de Investigación sobre Juventudes Rurales en la región SICA, que permita definir con mayor claridad el papel de los jóvenes en un momento de rápida transformación rural e informar los programas e iniciativas concretas para la implementación de la Estrategia, ayudando a priorizar áreas de acción a diferentes escalas. 

Algunos de los temas clave que se discutieron en el encuentro y que deberían hacer parte de esa Agenda de Investigación son: 

•    Heterogeneidad de la Juventud Rural y de las experiencias de los jóvenes rurales: identificar los factores de vulnerabilidad y discriminación de las Juventudes Rurales desde una perspectiva interseccional, y entender como estas vulnerabilidades influyen en las aspiraciones (agropecuarias o no) de las Juventudes Rurales.

•    Medios de vida e Inclusión económica y financiera de la Juventud Rural: explorar cómo la pluriactividad y el empleo no agrícola pueden constituir oportunidades económicas para las juventudes rurales (particularmente para jóvenes migrantes que han retornados) y contribuir al dinamismo económico local. Además, analizar cuáles productos y servicios financieros serían apropiados para apoyar estos procesos y favorecer el emprendimiento rural.

•    El papel de la juventud rural en la respuesta al cambio climático y la transformación de sistemas agroalimentarios: reconocer las percepciones de los jóvenes sobre el clima y cambio climático, así como su contribución a la adaptación y mitigación en sus territorios, la adopción de prácticas agronómicas sostenibles y los principios de agroecología. 

•    Retos y oportunidades de las políticas públicas sobre Juventud Rural: determinar el impacto de diversas políticas regionales, nacionales y locales para fomentar habilidades, diversificación económica rural e inclusión económica y social de las Juventudes Rurales y, factores de éxito y fracaso que deban tenerse en cuenta en la formulación de políticas a futuro.

Desde CGIAR asumimos el compromiso de integrar estos temas como prioritarios en las líneas de investigación y trabajo de la Iniciativa Regional AgriLac Resiliente, en particular en el paquete de trabajo 5, que busca responder a necesidades locales con investigación del OneCGIAR sobre resiliencia climática, impulsores de la migración y roles de género, así como en el portafolio de trabajo de la Alianza Bioversity International y el CIAT en la región SICA.