Impact story En sus propias palabras: Una mujer luchando contra la COVID-19 en Nairobi

En este Día Internacional de la Mujer, hablamos con Elizabeth Nduta Njeri, una agente de salud voluntaria en su comunidad, brindando apoyo en la respuesta COVID en Nairobi, y reconocer a las‘Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19’.

Aproximadamente 2,5 millones de personas viven en zonas urbanas densamente pobladas en toda la ciudad de Nairobi, donde se encuentran vulnerables tanto a la COVID-19 como a sus efectos secundarios. En la medida en que el virus se fue propagando y los toques de queda entraron en vigor la primavera pasada, el 90 % de los hogares en los barrios marginales de Kibera y Mathare reportaron padecer inseguridad alimentaria a los investigadores de la Alianza.

Para Elizabeth Nduta, que viene del asentamiento semiformal de Riruta Satellite este momento representó su surgimiento como lideresa, educando a la comunidad sobre cómo prevenir y controlar la enfermedad.

“Como agente de salud voluntaria en la comunidad con el Ministerio de Salud de Kenia, educo a las personas sobre temas de salud, como tuberculosis, VIH y ahora, COVID-19, por medio de programas educativos que se centran en prevenir y controlar estas enfermedades”.

Elizabeth Nduta

La Sra. Nduta, que también dirige un pequeño negocio de sastrería, fue testigo de la pandemia que afectó más negativamente a quienes tienen pequeñas empresas, jóvenes y familias jóvenes. El toque de queda, las restricciones y los despidos han reducido el poder adquisitivo dentro de la comunidad, disminuyendo en consecuencia los ingresos de los dueños de negocios y provocando muchos cierres. La inseguridad y los delitos menores en Riruta han aumentado a medida que las personas luchan por mantenerse a sí mismas y a sus familias. Aunque Riruta tiene electricidad, dice la Sra. Nduta, “El acceso a agua por tubería es un problema. El agua no fluye de los grifos existentes, por lo que debemos comprar el agua a los proveedores ". Con ingresos reducidos, los residentes han luchado por mantener la higiene y el saneamiento necesarios.

Para ayudar a los Servicios Metropolitanos de Nairobi a identificar a los más vulnerables y garantizar que califiquen para recibir atención, los voluntarios, como la Sra. Nduta, visitan los hogares e inscriben a las personas en el Fondo Nacional de Seguridad Hospitalaria. Las visitas a los hogares también representan una oportunidad para monitorear la disponibilidad de agua y a la vez reforzar las precauciones contra la COVID-19.

“I help educate women and community members on what precautions to take to ensure they do not contract COVID such as: washing their hands with flowing water as opposed to water in a container, using soap, correctly wearing masks, eating a balanced diet, and keeping the recommended social distance. We work with those who have been diagnosed with COVID and are on homecare treatment to ensure they follow self-isolation procedures, adhere to hygiene rules and take recommended medication as required. I also work with community leaders to identify the most vulnerable for food relief distribution.”

Junto con informar a las mujeres sobre las mejores maneras de proteger a sus familias de la pandemia, la Sra. Nduta les recalca la importancia de un hogar estable, dietas balanceadas, la higiene y el cuidado infantil. Comenta que “la mayoría de mujeres ahora son el sostén del hogar, haciéndose cargo de la familia, pues la mayoría de hombres han perdido sus trabajos formales”. Las mujeres también están asumiendo funciones en agricultura urbana y negocios alternativos para mantener a sus familias: “esto es muy importante, pues la COVID afectó la calidad y cantidad de alimento en la mayoría de hogares. Vimos a muchos niños mendigando comida y a otros dependiendo de que sus vecinos los alimentaran, pues sus padres perdieron sus empleos”.

Ella se siente esperanzada con respecto a los próximos meses y comenta: “yo quisiera que las personas supieran que los casos de COVID en Nairobi están disminuyendo poco a poco. Siempre que vamos al centro de salud local, vemos en las estadísticas que el número de personas recuperadas que se han tratado en sus hogares va disminuyendo y el total de casos se ha reducido”.

En la medida en que se distribuyen las vacunas y el énfasis se desplaza hacia una recuperación pos-COVID, la historia de la Sra. Nduta pone de manifiesto tanto las vulnerabilidades como la función de liderazgo de las mujeres en Nairobi y en todo el mundo. En el Día Internacional de la Mujer 2021, reconocemos la necesidad persistente de la igualdad de género y celebramos el arduo trabajo de aquellas que están preparando el terreno para un futuro más saludable. La Sra. Nduta concluye:

“My message to women interested in contributing to COVID relief efforts, is our health is our responsibility. We are the ones who can protect ourselves.”


Elizabeth Nduta formó parte del grupo de personas encuestadas en un estudio que publicará la Alianza. Su grupo de voluntariado trabaja con el Ministerio de Salud y con múltiples ONG, incluida KALRO, una organización socia de la Alianza. Esta entrevista fue efectuada por Rosemary Nzuki.