AGRI: una herramienta que traza un mejor camino a los agricultores

AGua para RIego (AGRI) es una herramienta creada hace cinco años por el CIAT, hoy Alianza de Bioversity International y el CIAT, que ayuda a identificar sitios potenciales para aprovechar el agua de ríos o para llevar a cabo proyectos de captación de agua lluvia como suministro para sistemas de riego de pequeños agricultores o acueductos locales.

AGRI fue desarrollada originalmente para el Occidente de Honduras, zona que forma parte del corredor seco centroamericano. Hoy, traspasa fronteras: agricultores de la isla Granada, en el Caribe, y de Ruanda, Etiopía y Kenia, en África, también contarán con esta novedosa herramienta de libre acceso y fácil uso que permitirá mejorar su productividad, ingresos y resiliencia. Hablan los usuarios de AGRI.

Por Adriana Varón

La voz de Emiliano se pierde con el ruido de los tres aspersores que riegan de manera uniforme los surcos del recién sembrado cultivo. Unos pocos metros más arriba, Emiliano limpia la maleza que se ha ido colando entre los surcos de las cebollas que aún les falta por crecer. En su pequeña parcela también tiene sembrado fríjoles y habichuelas. Este hondureño está aprovechando el turno de la mañana que le ha tocado para regar su cultivo. Son tres turnos diarios que se dividen los catorce agricultores de la zona rural del municipio de Intibucá, al Occidente de Honduras, que conformaron un sistema de riego a pequeña escala. 

Emiliano Rodríguez asegura que, gracias al sistema de riego en su parcela, la producción ha aumentado en un 15%, lo que le permite alimentar a su familia y, a su esposa, vender lo que les da la tierra en el pueblo más cercano.

Detrás de este proyecto estuvo Lester de Jesús Arias, diseñador de sistemas de riego y de agua potable, quien participó como supervisor de trabajos de instalación para Fintrac, en una iniciativa de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) de llevar agua a tres mil hectáreas bajo el sistema de riego en la zona del Corredor Seco de Honduras.

Hallar el sitio exacto en la parte alta del río para tomar el agua, trazar las posibles rutas para transportar el recurso, contar con información del área de recarga y del potencial hídrico fue posible gracias a AGRI (AGua para RIego), una herramienta basada en SIG (Sistema de Información Geográfica) automatizada que integra información disponible públicamente sobre terreno, suelo y clima con modelos matemáticos e hidrológicos para identificar fuentes de agua para riego a pequeña escala.

Esta aplicación fue desarrollada originalmente para el Occidente de Honduras: Santa Barbará, Copán, Lempira, Intibucá, Ocotepeque y La Paz, por investigadores del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) – hoy, Alianza de Bioversity International y el CIAT – con el apoyo de USAID/Honduras.

¿Cómo funciona AGRI?

Comenzando en la parcela que se va a irrigar, AGRI escanea el área circundante para identificar sitios potenciales con el fin de implementar tomas de agua desde drenajes o para la recolección de agua lluvia. AGRI también despliega rutas viables para transportar agua por gravedad desde la fuente hasta donde se utilizará el recurso hídrico e identifica el área de captación de agua para cada sitio.

Estas características de la herramienta cautivaron a Víctor Saravia, director ejecutivo de la Asociación Ecológica de San Marcos Ocotepeque (AESMO). Desde el año 2019, AGRI se convirtió en la principal aliada de esta organización ambiental a la hora de comprar tierras para conservación de biodiversidad, agua y suelo en la zona de Trifinio en Honduras y en otras áreas del Corredor Seco de Honduras.

AGRI es una herramienta poderosa que nos ayuda a identificar parcelas con potencial hídrico. Para la comunidad implica asegurar fuentes de agua para consumo actual y venidero”, dice Víctor, quien repite con orgullo que con el apoyo de AGRI se han comprado 176 hectáreas de bosques con recursos de la propia comunidad, cooperativas y organismos internacionales en las reservas biológicas Volcán Pacayita y Güisayote. Recientemente se identificaron con AGRI otras 64 hectáreas de bosque que están en proceso de compra.

Otra persona convencida de las bondades de AGRI es Angie Eliana Rodríguez, guardabosque de AESMO del área protegida volcán Pacayita. Dentro de sus funciones está el de patrullar y hacer monitoreo en áreas golpeadas por la deforestación, recurriendo a la plataforma Terra-i, también desarrollada por el CIAT, e identificar qué áreas tienen buenas fuentes de agua y biodiversidad e iniciar el proceso de compra de estos fértiles terrenos.

Equipo de trabajo de la Asociación Ecológica de San Marcos Ocotepeque (AESMO). Esta organización fue creada en el año 1990 y en su trabajo de búsqueda de alternativas para solucionar la problemática ambiental han recurrido a la herramienta AGRI.

Las primeras pistas se las da AGRI desde su escritorio. Esta herramienta reduce de meses a pocos días el tiempo necesario para identificar fuentes viables de agua al brindar información útil para tomar mejores decisiones. Y así, con las coordenadas exactas, Angie y su equipo de trabajo salen a comprobar en campo lo que les provee AGRI en el computador.

Cosechas de agua, otro potencial de AGRI

Este reservorio está ubicado en la vereda La Azomada, en el municipio de Gracias, Lempira. Más de 60 familias productoras se benefician de sus aguas para regar sus cultivos. Fotos: Adriana Varón / Alianza Bioversity – CIAT

Los rayos del sol de la fría mañana golpean sobre una laguna artificial que hoy brinda sustento a cerca de 60 familias de la vereda La Azomada, en el municipio de Gracias, departamento de Lempira, también en Honduras. Este reservorio se alimenta de una fuente permanente que baja de la montaña Puca. Las comunidades también aprovechan las lluvias para llenar el reservorio que tiene una capacidad de almacenamiento de 42.000 metros cúbicos para su propio servicio cuando llega la temporada seca.

Ángel Serrano es el enlace técnico y quien brinda el control de calidad en el proyecto de cosechas de agua de la Inversión Estratégica de Honduras (INVEST-H) y ha sido testigo de cómo las temporadas secas, producto del cambio climático, devastan los cultivos de las comunidades de la zona.

“Los productores no tenían la seguridad de sus cosechas. Sembraban esperando la dotación de agua por medio de las lluvias, pero esto ha sido muy variable por los efectos del cambio climático: llueve en grandes cantidades por cortos tiempos y luego vienen temporadas largas de sequía y secan los cultivos”, asegura.

AGRI cumplió su función en la identificación de la fuente primaria de agua en la montaña. Ahora, gracias a este reservorio, los productores tienen asegurado el recurso agua y pueden sembrar de manera programada, mejorando su calidad de vida.

Según el Centro de Estudio para la Democracia (2016), “la zona denominada corredor seco de Honduras, comprende 132 municipios ubicados en 14 departamentos de la zona sur, occidental y central del país, y se le llama así debido a las pocas precipitaciones y una marcada época seca que causa la escasez de agua para los habitantes y para sus cultivos. El corredor seco de Honduras, es también parte del corredor seco centroamericano. “El corredor seco es un espacio socio-territorial en el que han convergido en los últimos años, extremos climáticos que han dejado a su paso severas consecuencias para los pequeños productores de granos básicos y sus familias, particularmente por la sequía”.

De Centroamérica al Caribe y el salto a África

La plataforma AGRI fue desarrollada en el año 2016 para Honduras, bajo la iniciativa Feed the Future, del Gobierno de Estados Unidos.

Gracias a la aceptación entre los agricultores, juntas administradoras de agua y autoridades locales, AGRI empezó a traspasar fronteras y llegó a Ahuachapán, en el vecino país de El Salvador. Luego se integró a la plataforma Agua de Honduras, una iniciativa de innovación que ofrece información confiable sobre el recurso agua en el país.

Y hace menos de un año, un AGRI más recargado (AGRI – Fuentes Mundiales), basado en software libre y código abierto, se puso al servicio de toda Centroamérica a través del apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Investigadores de la Alianza Bioversity – CIAT durante una capacitación en campo. La herramienta es de libre acceso y fácil uso y permite tomar mejores decisiones en menos tiempo.
Investigadores de la Alianza Bioversity – CIAT durante una capacitación en campo. La herramienta es de libre acceso y fácil uso y permite tomar mejores decisiones en menos tiempo. Foto Archivo / Alianza Bioversity – CIAT

La plataforma nació con el desafío de aumentar la disponibilidad de agua para la agricultura a pequeña escala durante los tiempos de sequía como una estrategia para aumentar su resiliencia climática. Existía además la necesidad de contar con herramientas y metodologías que apoyaran la planificación de inversiones para la adecuada gestión del agua en la agricultura, incluida la captación de agua lluvia”, dice Jefferson Valencia, asociado de investigación senior de la Alianza, quien lidera esta iniciativa. 

El investigador añade “esta necesidad no solo se presentaba en Honduras sino en toda Centroamérica y ahora esta gran región cuenta con una herramienta de libre acceso y fácil uso que permitirá a los agricultores mejorar de manera rentable su productividad, ingresos y resiliencia”.

Pero los reconocimientos a esta herramienta no solo han sido de los agricultores, ONG ambientales, asociaciones y gobiernos. AGRI se metió en las grandes ligas de soluciones tecnológicas que usan SIG. La herramienta fue elegida como una de las ocho mejores aplicaciones personalizadas en la Feria de Aplicaciones de Usuarios 2017 en la Conferencia Esri.

AGRI se creó en el 2016 para el Occidente de Honduras. Cinco años después ya llegó al Caribe y a África donde los agricultores serán los principales beneficiarios de esta herramienta. 

Ahora, con el apoyo del Caribbean Development Bank (CDB), AGRI llegó al Caribe y la isla Granada ya forma parte de los países que se beneficiarán con esta novedosa herramienta. Jamaica está a la espera de luz verde para usarla también.

Y con pasos agigantados AGRI ya tocó suelos africanos. Información climática, análisis hidrológicos y modelamientos de posibles rutas de conducción en Etiopía, Ruanda y Kenia ya empezaron a alimentar la plataforma AGRI – Fuentes Mundiales. Muy pronto AGRI empezará a brindar soluciones a problemas concretos y reales de los agricultores africanos.

Estamos promocionando la herramienta AGRI World Sources con otras agencias y gobiernos, ya que estamos convencidos de que la implementación de inversiones en cosechas y almacenamientos de agua, han demostrado ser soluciones efectivas y eficientes frente a la creciente variabilidad de precipitaciones que afecta principalmente a poblaciones rurales aisladas.

Las implicaciones de dichos fenómenos de escases impactan tanto la disponibilidad de agua para consumo y bebida de animales, como afectaciones productivas, particularmente para pequeños productores de secano. Estos impactos negativos tienen repercusiones directas en el incremento de la pobreza rural y en la seguridad alimentaria.

Por estos motivos nos interesa continuar identificando oportunidades con otros socios para escalar el desarrollo de la herramienta con la incorporación de nuevos desarrollos analíticos, además, de ampliar el alcance con la incorporación de nuevos territorios”.

Luis Loyola, ingeniero de Riego e Infraestructura Rural de la FAO.

¿Cómo fue desarrollado AGRI?

Esta herramienta fue desarrollada originalmente para el occidente de Honduras por el CIAT – hoy Alianza de Bioversity International y el CIAT – con el apoyo de USAID/Honduras.

Para su nueva implementación en Centroamérica y ahora en África, se contó con el apoyo de FAO, y para la isla Granada con el CDB.

Para su desarrollo fue necesario implementar un complejo esquema de análisis espaciales entre los que se destacan: correcciones del modelo digital de elevación del terreno (MDE), uso de información climática derivada de sensores remotos, análisis hidrológicos como la estimación de la escorrentía y el balance hídrico, modelamiento de las rutas con menores costos o dificultades para instalar tuberías a través del paisaje, entre otros.

En los países o regiones donde AGRI se ha implementado hasta el momento, se han llevado a cabo validaciones en campo de sus correspondientes resultados, las cuales han permitido corroborar la efectividad de la herramienta en la identificación de fuentes superficiales de agua.

Conoce más testimonios de quienes han encontrado en AGRI una herramienta aliada para mejorar la calidad de vida de los agricultores:

“AGRI es una herramienta gratuita, disponible al público, la cual contiene métodos científicos que la soportan y garantizan con certeza los resultados que brinda”, dice la investigadora Sindy Leverón de la Alianza Bioversity – CIAT.
Lester de Jesús Arias trabajó con los agricultores del Occidente de Honduras en la iniciativa de USAID de instalar sistemas de riego en el Corredor Seco de Honduras.
Angie Rodríguez es guardabosque de AESMO. Utiliza AGRI para buscar áreas de importancia hídrica para su conservación y protección.

Cristóbal Montalván, especialista en sistemas de riego, cuenta su experiencia con la herramienta AGRI, en el Corredor Seco de Honduras.

en_USEnglish