Press and News Gran avance en la clonación de coco protegerá la diversidad genética

Los cocoteros crecen de manera lenta y son difíciles de clonar. Científicos de la Universidad Católica (KU) de Lovaina y la Alianza multiplicaron plántulas más rápidamente y lograron conservar los recursos genéticos para el largo plazo. Esto ayudará a preservar la biodiversidad de cocoteros y satisfacer la creciente demanda de coco y sus productos derivados. 

El coco es la sexta fruta más cultivada en el mundo y su demanda sigue aumentando. En años recientes, el aceite de coco ha visto un incremento en la demanda de los consumidores. El agua de coco también se utiliza como alternativa natural a los refrescos azucarados. Pero el cocotero, que crece principalmente en áreas costeras cercanas al ecuador, enfrenta muchos desafíos: la enfermedad del amarillamiento letal, el cambio climático, el aumento del nivel del mar y la antigüedad de las plantaciones. Es por eso que los investigadores de la KU de Lovaina y la Alianza de Bioversity International y el CIAT han desarrollado un método para multiplicar cocoteros más rápidamente y almacenarlos de manera más eficiente en bancos de germoplasma. 

“Nadie pensó que lo lograríamos”

Para llevar a cabo esta investigación, Bart Panis del Laboratorio de Mejoramiento de Cultivos Tropicales (KU de Lovaina) y la Alianza y el estudiante de doctorado Hannes Wilms se inspiraron en otra fruta tropical: el banano. De su trabajo en plantas de banano, Panis sospechó que cierta hormona vegetal podría también ser útil en el caso del cocotero. “Las plantas de coco no forman tallos secundarios. Ponen toda su energía en un tallo que tiene que crecer lo más rápido y alto posible. Esto dificulta mucho clonar y almacenar las plantas”, comentó Panis. Pero ya no. 

En su investigación, los científicos primero extrajeron el embrión del coco. Luego aplicaron la hormona vegetal al meristemo (o punto de crecimiento) contenido en el embrión. De esta manera, tuvieron éxito al lograr que el embrión no formara solo uno, sino varios tallos secundarios. Lograron a su vez separar esos grupos de tallos y permitir que de ellos también crecieran nuevos tallos secundarios. Sus hallazgos fueron publicados recientemente en Scientific Reports. 

“Nadie pensó que lo lograríamos. Pero perseveramos”, dijo Panis. “Existen otros métodos de propagación vegetativa del cocotero, pero tenemos confianza en que este es el primer método que también presenta eficiencia en términos de tiempo y costo”. Se pueden obtener miles de nuevos especímenes de una misma planta de coco que comparten exactamente el mismo perfil genético que la planta madre. Esto ofrece un enorme potencial para las plantaciones de coco en todo el mundo. 

Foto: La demanda de coco sigue aumentando. En la fotografía, cocos recién cosechados en un mercado de Papúa Nueva Guinea. Crédito: P. Mathur 

Desafíos para el coco

Ante todo, el equipo desea salvaguardar la diversidad genética del coco con la mayor eficiencia posible. Es fundamental preservar tantas variedades de coco como sea posible, porque cada una posee diferentes características. Algunas son resistentes a una enfermedad en particular o presentan una mejor composición de aceite, en tanto otras son más resistentes al calor, sequía o tormentas. 

“Actualmente, el cocotero se conserva como árbol en colecciones de campo. Pero algunas de estas colecciones se encuentran bajo la amenaza de la enfermedad del amarillamiento letal”, comenta Hannes Wilms, coautor del estudio de la KU de Lovaina. “Nuestra técnica ahora permite que los tallos de coco sean preservados por toda la eternidad mediante criopreservación, en nitrógeno líquido, a una temperatura de -196 °C”. 

Panis afirma: 

“Esto es importante para el futuro: si una nueva enfermedad llegara a afectar la producción de coco, podría haber una variedad en el banco de germoplasma que fuera resistente a dicha enfermedad y se podría sembrar en las áreas afectadas”. 

Foto: Plantas de coco en el laboratorio de la KU de Lovaina. Crédito: H. Wilms 

Pequeño agricultor, precio justo

También para la producción de coco actual, la técnica llega en el momento adecuado. “Existe una gran demanda de coco. Las plantaciones existentes son antiguas y es necesario renovarlas a corto plazo”, señala Panis. 

“Entonces, nuestra técnica satisface la gran demanda de material sano para la siembra”. 

Los investigadores presentaron una solicitud de patente. Todo lo que se necesita ahora son fondos adicionales para proteger la patente y perfeccionar la técnica. En este proceso, los investigadores no perderán de vista a los pequeños productores. “Debido a que la producción de coco frecuentemente se encuentra en las manos de pequeños agricultores, incluiremos una cláusula especial en la licencia de la patente: quien aplique nuestra técnica, deberá garantizar que los pequeños productores puedan adquirir el material vegetal a un precio razonable”, indicó Panis. 


 

Conozca más

Contact

Bart Panis, Alianza de Bioversity International y el CIAT y Facultad de Ingeniería en Biociencias, Departamento de Biotecnología Vegetal, tel: +32 16321690, celular: +32 0497 25 74 32, correo electrónico: b.panis@cgiar.org y bart.panis@kuleuven.be 

Hannes Wilms, Facultad de Ingeniería en Biociencias, Departamento de Biotecnología Vegetal, tel: +32 1632 27 17, celular: +32 0487 46 69 19, correo electrónico: hannes.wilms@kuleuven.be