Respuesta frente al CoViD-19

Reto

Los esfuerzos para limitar la pandemia del COVID-19 han generado ondas de choque que se han sentido en todo el planeta. Las medidas inmediatas para preservar la vida humana y controlar la crisis de salud han sido completamente necesarias, pero a medida que continúan las restricciones en la vida moderna durante los próximos meses, las disrupciones en los sistemas alimentarios serán inevitablemente más agudas. El número de personas que padecen hambre, que ya se estiman ascienden a 800 millones, se podría duplicar como parte del efecto colateral más generalizado de la pandemia.

Como una organización mundial que trabaja en el nexo entre agricultura, medio ambiente y nutrición, la Alianza de Bioversity International y el CIAT está en posición de ayudar a los países a evitar conmociones catastróficas adicionales sobre sus sistemas alimentarios poniendo a prueba opciones prometedoras de respuesta rápida, monitoreando y mitigando los impactos actuales, mejorando y acelerando respuestas, y facilitando la recuperación.

Solución

Como una medida inmediata, la Alianza ha movilizado rápidamente sus recursos y experticia para abordar necesidades inmediatas, lo que incluye ayudar a nuestros países anfitriones a satisfacer los requerimientos de seguridad alimentaria en el corto plazo, brindar información en tiempo real sobre los cambios generados por el COVID-19 en el comportamiento del consumidor de alimentos y continuar manteniendo nuestras colecciones mundiales de semillas y germoplasma listas para su utilización en los campos de los agricultores en todo el planeta. En el corto al mediano plazo, si bien seguimos comprometidos con nuestra agenda actual de investigación, nuestra respuesta frente al COVID-19 se enfocará en apoyar los sistemas alimentarios a nivel de país.

Hemos dividido esta respuesta en tres áreas principales:

  1. Monitorearemos el impacto. Nuestros investigadores ya han movilizado recursos de recopilación de datos para conocer cómo el COVID-19 está influyendo en la producción agrícola y el comportamiento del consumidor. Este trabajo nos permitirá evaluar hasta qué punto los sistemas alimentarios a nivel de país han sufrido disrupciones por cuenta de la pandemia.
  2. Mejoraremos y aceleraremos las respuestas. En el corto al mediano plazo, nuestro monitoreo del impacto conducirá al despliegue de recomendaciones en materia de políticas con objetivos específicos y propuestas para mantener abiertas y prósperas las cadenas de suministro de los sistemas alimentarios nacionales, incluso bajo condiciones de estrés mundial.
  3. Facilitaremos la recuperación. En el más largo plazo, forjaremos resiliencia en los sistemas alimentarios nacionales mediante recomendaciones para políticas y acciones con base en evidencia. Esto lo lograremos ayudando a los países a cambiar el comportamiento del consumidor y los sistemas agrícolas hacia una mayor producción nacional de alimentos, dietas más saludables y mayor resiliencia a futuras conmociones externas.

Durante las próximas semanas y meses, les contaremos más acerca de estas nuevas iniciativas. También los mantendremos al tanto de las noticias más recientes de nuestro equipo global de científicos y colaboradores, que continúan – ahora con mayor apremio que antes – sus esfuerzos de larga data para mejorar la salud y los medios de vida de la población más vulnerable del planeta.

Respuesta coordinada del CGIAR

Los centros del CGIAR, incluida la Alianza, ponen a disposición sus últimas investigaciones y análisis sobre COVID-19 para ayudar a las autoridades y al público a tomar decisiones informadas durante la crisis actual.

es_ESEspañol
en_USEnglish es_ESEspañol